Conoce tu enfermedad

Espondilitis anquilosante

Quienes la padecen

¿Qué es la espondilitis anquilosante?

La espondilitis anquilosante es una enfermedad compleja, potencialmente debilitante y de inicio insidioso, que con el transcurso de los años puede afectar las articulaciones sacroilíacas (la región donde la columna vertebral se encuentra con la pelvis, en la parte baja de la espalda).1

¿Quiénes la padecen?

Habitualmente la enfermedad aparece entre los 10 y los 30 años y se presenta con más frecuencia e intensidad en los hombres que en las mujeres.1 Se calcula que en Latinoamérica actualmente 12,2 de cada 10.000 personas padece la enfermedad.2

¿Cuáles son los síntomas?

Los síntomas típicos de la espondilitis anquilosante incluyen dolor y rigidez en la parte baja de la espalda, aunque estos pueden mejorar después de moverse1 o tomar un baño con agua caliente.3 El dolor y la hinchazón en el cuello, caderas, rodillas o tobillos, la fatiga y la dificultad para expandir el pecho son otros síntomas de la enfermedad.1 Estos síntomas suelen presentarse durante períodos limitados entre los cuales el paciente puede no tener dolor articular alguno y mantener una actividad diaria normal.

Quienes la padecen

Factores de riesgo

Las causas de la enfermedad no son aún del todo conocidas, pero se considera que la espondilitis anquilosante es producto de un mal funcionamiento del sistema inmunológico.4 Este sistema es el encargado de protegernos de las infecciones. Cuando no trabaja del todo bien, sus células y sustancias dejan de funcionar correctamente y terminan afectando los órganos propios, algo conocido como enfermedad autoinmune.5

Se sabe que la genética juega un rol primordial en el origen de la enfermedad. Quienes tienen familiares cercanos con espondilitis anquilosante tienen un riesgo superior de padecer la enfermedad comparados con la población general.4 De hecho, se estima que la posibilidad de heredar la enfermedad supera el 90%6. La mayoría de las personas que tienen espondilitis anquilosante tienen el gen HLA-B27; sin embargo, muchas otras tienen este gen y nunca desarrollan la enfermedad.6,7

Referencias

1. Sieper J, Braun J, Rudwaleit M, et al. Ankylosing spondylitis: an overview. Ann Rheum Dis. 2002;61(Suppl III):iii8–iii18.
2. Dean LE, Jones GT, MacDonald AG, et al. Global prevalence of ankylosing spondylitis. Rheumatology. 2014;53(4):650-657.
3. Sociedad Española de Reumatología. Qué es? La Espondilitis anquilosante. Madrid: Sociedad Española de Reumatología; 2015. Disponible en: www.ser.es/wp-content/uploads/2015/09/espondilitis.pdf.
4. Shamji MF, Bafaquh M, Tsai E. The pathogenesis of ankylosing spondylitis. Neurosurg Focus. 2008;24(1):E3.
5. NIH U.S. National Library of Medicine. Autoimmune Diseases [Internet]. Bethesda, MD. [Publicado el 11 de mayo de 2017, consultado el 26 de julio de 2017]. Disponible en: https://medlineplus.gov/autoimmunediseases.html
6. Castro-Santos P, Gutiérrez MA, Díaz-Peña R. Genética, HLA-B27 y espondilitis anquilosante: 40 años. Rev Med Chile. 2014;142(9):1165-1173